Don Luís Ballesteros Sánchez

Don Luís Ballesteros Sánchez

Homenaje a un profesor del colegio francés Morelos de Ciudad de México, México: Luis Ballesteros Sánchez 

     A través de mi formación he contado con excelentes maestros que con sus enseñanzas se han ganado mi cariño; y considerando lo difícil que es ser empático con los alumnos, valoro, reconozco y comparto la vida de mi padre, el profesor Luis Ballesteros Sánchez, quien naciera dentro de una familia pudiente en la ciudad de México durante la revolución mexicana, y a pesar de que a los once años de edad quedara huérfano -aunado a la falta de experiencia de mi abuela- quedaron sin nada en la miseria y habiendo llegado el tiempo de cursar el bachillerato, mi papá se encontró con en una encrucijada: seguir trabajando para un rico empresario de la ciudad de México, propietario de las mejores cantinas de la ciudad, de quien más adelante heredaría todo lo que tenía por considerarlo un hijo, o seguir estudiando.

     Como mi papá era un hombre religioso, no veía bien el ambiente en el que se encontraba. Podía ser un rico cantinero en un ambiente poco cristiano o ser un estudiante pobre.

     Encomendándose a la virgen, fue a pedir una beca al colegio francés Morelos de los hermanos maristas, donde se le dio educación a cambio de trabajo; fue así como mi papá continúo estudiando con los hermanos maristas, siendo un excelente alumno.

     Su facilidad para los idiomas lo ayudó mucho; la segunda lengua en el colegio era el francés.

    Un día, su maestro tuvo que escapar a Francia porque su padre se encontraba agonizante y no encontró mejor sucesor que mi papá, quien habiendo aprendido la lengua perfectamente, pasó de ser alumno a maestro de francés; dominaba el idioma inglés, el italiano, el alemán y conocía el cantonés.

     Con el tiempo, el colegio francés Morelos fue nombrado “centro universitario México”, actualmente conocido como el “Colegio México”.

     Aportaciones:

  • Mi padre, una vez casado, por las mañanas trabajaba en el banco de México como traductor y en las tardes en el colegio; aunque tuvo cargos de importancia en el banco y de mucho estrés, nunca quiso dejar la escuela porque decía que era su verdadera vocación.
  • Él fue un maestro muy estricto; los muchachos lo apodaban “la pantera negra”, pero al mismo tiempo reconocían su gran calidad humana.
  • Impartió clases a personajes que llegaron a ser políticos y/o destacados profesionistas, quienes llegaron comentar que a pesar de ser muy estricto, nunca les castigó; sólo los miraba con desaprobación o subía el tono de voz y se restablecía el orden; el inglés que les ensenó les sirvió para continuar en una escuela bilingüe o en el extranjero, por lo que le estaban muy agradecidos.
  • Nosotros, sus diez hijos, también tuvimos grandes enseñanzas de él; una de las que me dejaron profunda huella fue la forma en que trataba a la mujer; en méxico las mujeres de la casa tenían que atender a los hombres y les decía a mis hermanos: aquí sus hermanas no son sirvientas, si quieren o necesitan algo lo hacen ustedes.
  • También recuerdo un ocasión que mis hermanos se rieron de un amiga de la familia; mi papá rió con ellos, pero se quedó muy pensativo y a los quince minutos los llamó y les dijo: nos hemos reído, bromeado, pero quiero que sea la última vez que en mi casa se ríe de una mujer, recuerden que tienen madre y hermanas.
  • Yo jamás lo escuché hablar mal de una mujer; cuando eran bellas lo reconocía, pero si eran menos agraciadas reservaba su comentario; nunca le escuché comentarios desagradables.
  • Otro recuerdo que tengo es que cuando salíamos de casa lo hacíamos encomendándonos al espíritu santo, así como él lo hacia al principio de sus clases.
  • Para muchos de sus alumnos que llegue a conocer, y para mí: mi papá fue un excelente maestro; él hizo carrera universitaria, pero para todo el mundo siempre fue “el profe”.

       Susana Elvia Ballesteros Paulín

3 Comments
  • Anónimo
    Posted at 21:10h, 07 abril

    mi abuelito!!!

  • Luis Bolaños Ballesteros
    Posted at 15:53h, 30 octubre

    Es un orgullo ser su nieto y parte de esa gran familia. Mi educacion, formacion, creencia en Dios, apego familiar y tantas cosas mas, son la mejor herencia que puedo imaginar.

    Gracias Abuelo!!

  • Miriam Cosio V.
    Posted at 13:57h, 30 octubre

    Me gusto mucho tu colaboraciòn amiga. Felicidades. Es hermoso que recuerdes a Don Luis con tanto cariño, admiración y respeto. Un gran abrazo desde Oaxaca de Juàrez.

Post A Comment