Ir a la barra de herramientas
 

COVID 19 y la escuela en casa

COVID 19 y la escuela en casa

La crisis del COVID 19 ha provocado el cierre de las escuelas y el aislamiento social. En otros tiempos, una pandemia hubiera obligado a la suspensión total de las clases, pero hoy en día disponemos de medios que, aunque no pueden sustituir a la presencia de un profesor, bien utilizados, pueden ser de gran ayuda y sería ilógico no hacer uso de ellos. 

Mapa de la UNESCO de las escuelas cerradas mientras se publica el artículo.https://es.unesco.org/covid19/educationresponse

Hemos de recordar que no todas las familias disponen de recursos tecnológicos, humanos y de tiempo para ayudar a sus hijos, también que los niños no tienen autonomía suficiente ni recursos para aprender por el simple hecho de conectarse a una videoconferencia. A continuación, me gustaría relatar algunas dificultades que se han de tener en cuenta.

El proceso de aprendizaje es complejo. En edad escolar, los niños aprenden haciendo, es decir, los profesores planifican unas tareas para que sus alumnos aprendan unos conocimientos mientras las hacen. Las dudas, los comentarios, las correcciones, el uso de procedimientos forman parte del proceso. 

Los contenidos se aprenden mediante actividades Aprender haciendo

También ha de haber una intencionalidad, por las dos partes, por eso, el adulto motiva al niño le enseña qué hay que hacer, cómo hay que hacerlo y por qué hay que hacerlo de esta manera. No aprenden si la única acción que hacen es escuchan al maestro, por supuesto, aprenden todavía menos si lo que escuchan es un video. 

Clase por videoconferencia

T

Otro problema de la acción educativa es el de la imitación, es difícil aprender siguiendo las instrucciones al pie de la letra porque siempre hay procedimientos ocultos que han de ser explicados. Todos sabemos lo complicado que puede ser aprender un proceso escuchando o visionando unas instrucciones a distancia. Los niños necesitan una interacción con el educador para regular todo el proceso, esta intercomunicación no es posible en un video y se puede conseguir en una videoconferencia, pero con más dificultad que estando presente.

Es difícil seguir unas instrucciones a distancia.
Es difícil seguir unas instrucciones a distancia.

Se ha de tener en cuenta la diferencia entre el discurso escuchado y el discurso dirigido a los niños. El discurso escuchado exige mayor esfuerzo de atención para los niños y les resulta más difícil de entender. Cuando el discurso se dirige al niño hay gestos, preguntas, miradas, es de ida y vuelta. 

Educación tecnológica, discurso escuchado y discurso dirigido.

No se pueden dar pautas generales, cada colegio y cada profesor habrán de utilizar todos los recursos que estén a su alcance, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada familia y de cada niño. No habíamos vivido antes una experiencia parecida, pero en las escuelas de magisterio se recibe formación para comprender la psicología del niño, los procesos de aprendizaje y los procedimientos que se pueden utilizar para enseñar. Confiemos en los maestros.

No Comments

Post A Comment