La Señorita María Luisa

Written By: Pili Biarge - Ene• 01•13

     La Srta. María Luisa era una guapa vallisoletana que fue mi maestra en el colegio San Jorge del barrio de Barcelona del Buen Pastor.

De niña yo veía a la Srta. Maria Luisa alegre, siempre alegre, cantarina. Estilaba unos vestidos camiseros con muchas flores pequeñitas tan alegres como ella. Muy guapa, cuando se acercaba a hablarme veía su cara morena y risueña mirarme con dulzura con unos ojos inmensos de color mar. Alegraba el áula con su presencia. Recuerdo que paseaba mucho por la clase moviendo su vestido de faldas plisada como si bailara y, de repente, nos decía: “Mirad niños, vamos a hacer…” No hacía falta que continuara porque en cuanto yo la escuchaba me imaginaba por su voz que seguramente nos tenía preparado algo bonito y divertido y se me alegraba el corazón. Algunos niños se levantaban a escucharla esperando ese trabajo tan bonito que nos había preparado.

Años más tarde fui su compañera en el Colegio Sant Jordi de la calle Espiell de Barcelona. En aquel tiempo María Luisa se dedicaba a la Educación Infantil, así que nuestros horarios coincidían poco. A veces, yo bajaba a las clases de Educación Infantil y seguía oyendo su voz hablando con la misma alegría y el mismo entusiasmo hablando de una ficha, un trabajo manual, de lavarse las manos o de hacer filas. ¡Y seguía viendo a los chiquitines yendo hacía ella embobados contentos de seguir su sugerencia!

Fue una suerte para mí conocerla como profesora, creo que en 2º de Primaria. Por aquella época yo iba poco al colegio y cuando llegaba a clase lo primero que veía y oía era a la Srta. María Luisa saludándome. Fue la primera maestra, que siendo yo niña, me hizo sentir que ir al colegio era una experiencia agradable y bonita. Su carácter positivo y su presencia han sido un ejemplo a lo largo de mi vida.

Mis primeros recuerdos de colegio son de Don Pablo, de la Srta. Eva, de la Srta. María Luisa y de mi profesor de inglés.

De las clases de la Srta. María Luisa recuerdo unos hermosos libros de lectura. Me enseño a restar “llevando”: yo había pasado el sarampión y no había ido al colegio y cuando volví al colegio todos mis compañeros ya restaban. Se sentó en mi pupitre y me explicó como se hacía. Más tarde ella dijo que probablemente ya me había enseñado mi madre porque yo aprendí enseguida. Lo que no le dije era lo importante y lo bien que yo me sentía cuando ella me lo explicaba. Era tan amable y cariñosa conmigo que a mi me parecía que la había de escuchar atentamente y hacerlo bien.

      También me acuerdo de un trabajo manual: fue una cestita de rafia. Nos enseñó a trenzar la rafia alrededor de un cartón para confeccionar una cesta y nos enseñó una silla de enea para que entendiéramos que trenzar y tejer eran oficios. La cestita era azul y rosa y un grupo de niñas y yo la tejimos cerca de una ventana sentadas al lado de la Srta. La preparamos para el día de la madre pero lo más curioso del trabajo es que la Srta. María Luisa nos hizo hacer un regalo para la mamá y otro para las abuelitas, que también se lo merecían. La cestita de rafia era para mi abuelita y fue el primer manual que recuerdo del colegio y uno de los más hermosos recuerdos de mi vida.

Gracias, Srta. María Luisa.

     Pili  Biarge

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 Comments

  1. Ariadna dice:

    Es muy bonito lo que has escrito Pili… yo también recuerdo a mi maestra Clara, con ella aprení a escribir cuentos, a hacer trabajos manuales, a leer… más que a leer me ensenó a que me gustara la lectura, a introducirla en la vida diaria. Aún me acuerdo de las clases de lectura, todos alrededor de Clara, y mientras ella leyendo con su voz suave y melosa… nos trataba con mimo, compartía sonrisas con nosotros y todo era como mágico… 🙂 esos recuerdos siempre se quedan con nosotros y nos hacen ser como somos ahora. 🙂 Enhorabuena por el blog 🙂

  2. Anónimo dice:

    Muy bueno. Todos tenemos una señorita Mª Luisa en nuesta vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas